julio 23, 2011

¿Fidelidad sobrevalorada?

Posted in Hombres, Infidelidad, Mujeres, Pareja, Reconquista a 11:48 am por otrocuento

Desde mi crianza dentro de un hogar medianamente conservador, tuve la idea de valorar la fidelidad dentro de la pareja.

Al llegar mi despertar sexual, a edad muy temprana, no manejaba siquiera el concepto de pareja… era más bien una relación de amistad, en la que hacíamos cosas que al parecer no eran correctas o no debían ser vistas por los demás.

Cuando comencé a tener amigas con las que me besaba, en público, recién comprendía de que se trataba eso de tener una pareja… y la verdad es que no me parecía mal.

La primera pareja oficial, venía de una familia mucho más conservadora que la mía, y por tanto miraban la fidelidad y la exclusividad de la pareja como algo casi intocable. Aunque yo sabía que un par de sus hermanos/as no eran fieles a sus respectivas parejas. Sabrán que a esa edad, las reconsideraciones de los valores llegan como el agua al mar, y en vista de los hechos conocidos… pues no había otro camino que seguir.

Mis relaciones continuaron en su senda no pecaminosa, y era fiel a mis parejas oficiales. Sin embargo, todas se atrevieron a cuestionarlo.

Al pasar el tiempo, me dí cuenta que algunas mujeres toman la infidelidad como un juego. Para ellas, salir con otras personas como si de sus parejas se tratase era casi normal. Aunque por sus caras se notaba que lo disfrutaban más que con sus parejas… sí, yo conocía a sus parejas. Hasta a los hijos.

Un tiempo atrás, en estado de soltería, recibí la visita de una conocida con la que nos teníamos ganas hace tiempo ya. Un par de llamadas bastaron para que acordáramos vernos.

El asunto es que mi ex seguía en mi mente, y eso pudo más que mis ganas de intimar con aquella amiga, que hasta me regaló su bien formado cuerpo en su mejor tenida de Eva.

Ahora, hace un rato ya de eso, me preguntan si creo en la fidelidad del hombre. Claro que creo, pero no es necesariamente porque el hombre ame a su pareja. Y es que esa cosa del amor y la fidelidad la siento sobrevalorada. Es imposible que consigas estar toda tu vida comiendo del mismo plato y los mismos ingredientes. A pesar de que puedas variar la receta, es bueno variar y tratar de cubrir todos los grupos alimenticios 😉

¿tú qué opinas? ¿eres fiel? ¿lo seguirás siendo? … ¿te gusta ser infiel?

NOTA: no te aproveches de lo que digo aquí para engañar a tu pareja. Esto es solo una reflexión personal que no tiene que ser necesariamente compartida por todos. Si deseas engañar a tu actual pareja, hazte responsable de tus actos y sus consecuencias.

julio 28, 2007

Inicio de la serie

Posted in Cosas de la vida, General, Historia, Hombres, Mujeres, Pareja, Reconquista, Recuerdos, Reflexiones a 8:38 pm por otrocuento

Holas,

mucho tiempo que no pasaba por acá. Han ocurrido muchas cosas dignas de ser posteadas, pero tengo una carga de trabajo que no soporta post en ningún blog al que estoy asociado… no pierdas tiempo, uso distintas identidades.

Este post es para dar inicio a una serie de publicaciones respecto a la reconquista de una mujer. Les describiré el escenario y luego partiremos con la serie.

José y Fernanda terminaron en un negro 11 de marzo del año más negro que José había podido vivir. Desde ese entonces tuvieron unos encuentros ocasionales en que hubo mucho, mucho cariño.

José, en su onda, intentaba olvidar el cariño que tenía a Fernanda, pero le era imposible. Comenzó rápidamente a salir con una antigua amiga. La amistad se sucedió de buena manera; salían a distintos lugares, compartían sus días en línea, comentaban y veían algunas películas, reían de las simplezas de la vida y
compartían sus penas de amor y odio.

Por otro lado Fernanda no entendía las razones de José, al decirle que no volvería jamás con ella. Sufría casi en silencio y se dedicó de lleno a su trabajo para tratar de olvidar ese mal amor. Intentó un par de veces con otras personas, pero no tuvo buenos resultados, tal vez debido a lo que sentía por José. A pesar de volcar todo su tiempo en el trabajo, no recibía las recompensas que cualquier mortal esperaría de su abnegada labor.

Llegado el momento, Fernanda comenzó una nueva relación y José se daba cuenta de lo mucho que la quería y necesitaba.

Su reencuentro era muy probable, ambos seguían sintiendo mucho por el otro y comenzaron a verse nuevamente, aún a muy pesar de Fernanda que pensaba que José solo la utilizaba para sus deseos carnales.

otrocuento

marzo 1, 2007

Amanecer

Posted in General, Hombres, Sexo y pareja a 11:25 pm por desdemona

Que rico despertarte así, mirarte dormir y comenzar poco a poco a recorrer tu cuerpo, suavemente, sin molestar tu sueño pero erizando esa piel que despierta antes que tú…

Que deleite ver como tu cuerpo reacciona al suave contacto de mi lengua con tu piel, ver como amaneces aún soñando y te levantas aún dormido…

Abres los ojos sorprendidos y me miras, observas como con deleite de sacerdotisa pagana recorro con mi lengua, con mis manos tu amanecer… cierras los ojos de nuevo, apoyas tu cabeza, y te dejas mecer por mis manos, por mi boca y por mi cuerpo entero ahora…

Mientras la aurora irrumpe de lleno en la calle, aquí, adentro… se produce el estallido de nuestros amaneceres…

cama1.JPG

noviembre 28, 2006

Multiorgásmica

Posted in Cosas de la vida, General, Hombres, Recuerdos, Sexo y pareja a 11:19 pm por desdemona

Hace algún tiempo, con mi amante de lejos, ese mismo de un par de post atrás, tuve la mejor experiencia de mi vida…

Yacía yo en la cama de mi hotel… elegida a propósito: sin sonido, sin vecinos, amplia y cómoda…  cuando llega este amante tipín 10 de la mañana… regaloneamos un rato, vimos un poco de televisión (alguna vez hay que hacer otra cosa), y luego, comenzamos el desenfreno amatorio…

Partimos con un cóctel de lamidas (por todo mi cuerpo), y yo inmóvil, intentando que no se notara mi considerable excitación a esas alturas… luego, fue el turno de mi compañero, el calor de la habitación, y de la ciudad donde estábamos me tenía enardecida… además, siempre he disfrutado del jueguito previo… de sentirlo gemir y retorcerse de placer…

Luego pasamos a la acción más pura… cabalgué hasta caer rendida… fui sometida, domadora, espectadora, actriz… todas las posiciones, formas y zonas erógenas posibles fueron visitadas… definitivamente la mejor sesión de sexo que he tenido… luego de unas cuantas horas… 2, 3 o más… me di cuenta (las cosas que se le ocurren a uno) que había tenido muchos orgasmos… y comencé a sacar la cuenta… uno, dos, cinco, siete, doce… y mientras tanto el ajetreo continuaba….  ya cuando llegué a contar quince no estaba con mis facultades mentales en sus cabales para seguir la cuenta… sé que fueron más de quince… pero cuántos, ni idea…

Y yo que no tenía idea que era multiorgásmica… muchas mujeres deben serlo… me imagino, el problema es que no todos los hombres responden a este tipo de exigencias…

noviembre 16, 2006

Saludo

Posted in Cosas de la vida, General, Hombres, Recuerdos, Sexo, Sexo y pareja a 9:07 am por desdemona

Las tradiciones culturales influyen muchísimo en los componentes de una sociedad, y el saludo es una tradición muy importante dentro de nuestra cultura (o eso es lo que dijo una de mis profes de la universidad)… no, no se crean que están en el blog equivocado… sólo lean a continuación

El fin de semana, anduvo mi amante lejano por estos lares, entonces, y como es lógico, después de un pequeño carretito llego yo a su hospedaje a verle. Aviso que estoy en la puerta de la habitación y sale a abrir, en pijama… hummm dije… directo a la acción… no tenía idea lo cierto que sería mi pensamiento…

Entro a la habitación a oscuras parloteando como siempre, que el frío, que hace sueño, que el concierto y no se qué más… y noto que mi interlocutor se ha quedado en las sombras cerca de la puerta…

– ¿¿Hey, por qué te quedas en las sombras??

Y como todo siguiera en silencio me devuelvo hacia el pasillo, más oscuro que la oscura habitación, y se abalanza sobre mi… me toma la cara y me besa apasionadamente, sin esperar a nada me arroja contra la muralla y sus manos comienzan una carrera febril por mi cuerpo sin dejar de besarme… en el estrecho pasillo y con la escasa luz me siento indefensa…

Desabotona rápidamente mi pantalón que cae al suelo, y de un tirón, que no supe cómo, me dejó casi desnuda, salvo por los pantalones en el suelo…

Sus manos, su boca, su cuerpo se sienten ardiendo, me recorren por completo, y de pronto siento su sexo duro sobre mi vientre… lo tomo con mi mano y por respuesta tengo que mi brazo queda aprisionado contra la muralla… luego siento (porque aún no veo… aunque creo que es porque ahora tengo los ojos cerrados) que me gira desde el hombro, me pone de espaldas hacia él, y ahí me introduce todo y comienza el movimiento cadencioso, repetitivo y placentero que tanto me gusta…

Luego de terminar enredados entre las sábanas, y recuperar en algo el aliento le dije…

– Podrías haberme saludado primero…

Aunque en realidad, en esta ocasión, y contra todas las convenciones culturales que existan… de verdad el saludo fue lo de menos…