julio 28, 2007

Inicio de la serie

Posted in Cosas de la vida, General, Historia, Hombres, Mujeres, Pareja, Reconquista, Recuerdos, Reflexiones a 8:38 pm por otrocuento

Holas,

mucho tiempo que no pasaba por acá. Han ocurrido muchas cosas dignas de ser posteadas, pero tengo una carga de trabajo que no soporta post en ningún blog al que estoy asociado… no pierdas tiempo, uso distintas identidades.

Este post es para dar inicio a una serie de publicaciones respecto a la reconquista de una mujer. Les describiré el escenario y luego partiremos con la serie.

José y Fernanda terminaron en un negro 11 de marzo del año más negro que José había podido vivir. Desde ese entonces tuvieron unos encuentros ocasionales en que hubo mucho, mucho cariño.

José, en su onda, intentaba olvidar el cariño que tenía a Fernanda, pero le era imposible. Comenzó rápidamente a salir con una antigua amiga. La amistad se sucedió de buena manera; salían a distintos lugares, compartían sus días en línea, comentaban y veían algunas películas, reían de las simplezas de la vida y
compartían sus penas de amor y odio.

Por otro lado Fernanda no entendía las razones de José, al decirle que no volvería jamás con ella. Sufría casi en silencio y se dedicó de lleno a su trabajo para tratar de olvidar ese mal amor. Intentó un par de veces con otras personas, pero no tuvo buenos resultados, tal vez debido a lo que sentía por José. A pesar de volcar todo su tiempo en el trabajo, no recibía las recompensas que cualquier mortal esperaría de su abnegada labor.

Llegado el momento, Fernanda comenzó una nueva relación y José se daba cuenta de lo mucho que la quería y necesitaba.

Su reencuentro era muy probable, ambos seguían sintiendo mucho por el otro y comenzaron a verse nuevamente, aún a muy pesar de Fernanda que pensaba que José solo la utilizaba para sus deseos carnales.

otrocuento

mayo 26, 2007

reencuentro a las 6

Posted in Cosas de la vida, Mujeres, Recuerdos, Sexo a 12:16 pm por otrocuento

Ha pasado demasiado tiempo sin evaluar la situación. Demasiada agua bajo en puente, diría el abuelo de mi amigo. Agua, agua, ¿agua cortada?. No… ¿¡NO!? ¿he dicho no? Así es, no hay agüita cortada.

Al principio dije que no sería promiscuo y que empezaría una nueva vida, todo eso iba bien hasta hace 3 semanas atrás… si es que no recuerdo mal.

Una visita en día feriado a una amiga -una ex- puede resultar en distintas cosas. Una de ellas es que su familia te vea, te haga pasar a la casa, te haga recordar viejos tiempos cuando estabas con su niñita, te pregunten en que estás, con quien sales ahora que no estás con su hija, quien te acompaña a esos eventos anuales en que sueles participar, y un largo etcétera. Esta vez no fue así; no la fui a buscar a su casa.

Sin embargo, y como suelo hacer cuando quiero “quedar bien”, la sorprendí a la salida de “un lugar”. No, no soy un sicópata sexual, ni tengo ese tipo de desviaciones o inclinaciones, en realidad las inclinaciones no me llaman mucho la atención. En realidad no me llaman la atención para nada; al menos las mías. Bien, sigamos con el tema. La sorprendí, llamándola a su móvil justo antes (unos 5 minutos) de que saliera de aquel lugar. Y, por cierto, que llegó con esa cara que muchos casados quisieran ver en sus esposas cuando llegan de la oficina. Después de un happy hour. Un rostro lleno de sorpresa, de alegría, de femeneidad feminidad, de dulzura, en fin: un rostro hermoso de mujer.

La idea era conversar un rato, saber como iba su vida, que tal el trabajo, la familia, su corazón, y todas esas preguntas insípidas que haces para ver si puedes tener sexo pasar un grato momento con ella. La conversación fluyó hasta el punto en que mi visitada amiga dijo las palabras mágicas.

¿y qué te gustaría hacer ahora?

En realidad el día estaba muy bueno para salir a pasear, arrancarse a la precordillera, caminar conversando bajo la sombra de algunos árboles, sentarse a la sombra de alguno o simplemente disfrutar de las caricias del viento en tu cara y cuerpo. Sin embargo, y como había sido mi pareja, pude leer la intención de esa pregunta en su rostro.

Ella en ese momento ya sabía que yo estaba saliendo con una amiga. Como amigos por supuesto. También yo sabía que ella no me creía que éramos solo amigos. Sin embargo la invitación o más bien la pregunta, seguía en pie. Así que, sin la gracia ni las fuerzas de Siddharta para rechazar a tan bella damisela, caí en la tentación y me sumergí en un mar de dulces manjares que emanaban de su cuerpo.

La sesión de sexo estuvo más que buena. Se notaba que los cuerpos se extrañaban, que se deseaban y que nuestras mentes no se iban a negar a complacer la carne. Sí, fue sexo, no había amor en ese instante, solo había pasión, lujuría, deseos irrefrenables de volver a sentirse el uno al otro y por supuesto una carga erótica indescriptible

En este punto es donde hay que aclarar que, no porque estuviera en una actitud de abstinencia, no iba a andar con preservativos en el auto. No falta el amigo que anda en el carrete, le “salta la liebre” y no anda preparado; así que ahí entra en acción el amigo prevenido y le quita la niña al otro por gil regala sus preservativos al amigo. Además ni siquiera los había comprado, sino que me habían sobrado de la última vez, que compré el pack de 12 y ocupé la mitad, creo. Después de esta pausa patrocinada por el ministerio de salud, continuamos con nuestra historia.

La ducha, el baño, el jacuzzi, los sitiales, la cama, el piso; en ese momento todos eran lugares válidos para hacer la danza de los cuerpos y fundirse con el calor que emanaba de ellos. El placer del reencuentro es muy distinto a los demás. Tiene muchos matices que antes la intimidad no tenía. Ambos tienen nuevas técnicas, nuevas costumbres y nuevos placeres que han descubierto en otros cuerpos y que ahora practican con el beneplácito del otro, sin temor a esas pendejas preguntas como “¿y dónde aprendiste eso?”, “¿quién te enseño a hacerlo así?”. No, esta vez no hay tiempo para preguntas cuyas respuestas prefieres no oir, pero que preguntas (sobre todo si eres mujer) para luego martirizarte y sufrir… por lo que te has perdido(seas hombre o mujer).

No era necesario preguntar nada, los rostros exhaustos, las sonrisas incontenibles y el brillo de los rostros, eran el mejor testimonio del significado de ese reencuentro. En esa tarde, aquella habitación había sido testigo del comienzo de una relación de escape, de una relación prohibida entre dos cuerpos que tenían una pasión contenida y que habían liberado en sendas tandas de sexo.

…en algún tiempo cuando fuimos pareja, hubo mucho cariño, mucho, mucho, mucho en realidad, pero esta vez había sido sexo, carnal, puro y exquisito sexo.

otrocuento

abril 6, 2007

El final de la primera vez

Posted in Cosas de la vida, Pareja, Recuerdos, Sexo y pareja a 3:34 pm por desdemona

Ufff estuvo intenso…

Ayer sin querer queriendo caminaba filosofando por el parque, sobre la vida, la ruptura reciente y un montón de cosillas más que no vienen al caso, cuando suena mi celular… Hace un rato que veo a mi primer ex, el de la primera-primera vez… y resulta que ayer con lo triste que iba yo por la vida, al pajarito se le ocurre llamar…

En resumen, nos juntamos, conversamos, nos reímos de la vida, bebimos un par de copas y luego terminamos en un hotel… la piel guarda recuerdos que uno no reconoce… fue casi como estar continuando lo que quedó pendiente aquel día, con los mismos sentimientos en el corazón, con los cuerpos ardiendo, aunque con algunos añitos más en el cuerpo…

In-creíble… Nada que decir… quizá porque cuando está presente el cariño, la pasión o el amor el sexo se vuelve entretenido, lleno de significancias, un lenguaje que solo entienden aquellos dos que se encuentran en comunión…

Hoy al despertar, abrazados, nos miramos como si el tiempo no hubiese pasado, pero en dos segundos el peso de los años separados nos volvió a la realidad… salimos juntos cada uno rumbo a su casa… con sueño, con una sensación rara en el cuerpo y con una tremenda sonrisa en la cara…

abril 5, 2007

El club…

Posted in Cosas de la vida, General, Pareja a 5:51 pm por desdemona

Parece que con mi socio otrocuento vamos a formar un club… si el club de los solteros…

Aunque en realidad yo a estas alturas no se si siempre estuve soltera o si existió alguna relación… hasta creo que escucho voces e imagino cosas… ja ja ja

La cosa es que me apesté… remar sola en un bote con dos personas a bordo es complejo… sobre todo cuando el otro no tiene ni intenciones de ayudarte a remar…  Creo que simplemente mi socio no taba ni ahí… y como de masoquista ya me queda poco… filo no más….

El tema es que se resentirá la estupenda vida sexual a la que me estaba acostumbrando… pero creo que será sano dejarme querer y regalonear un poquito… mis amigos siempre estan ahí cuando los necesito así que ahora tendré que aprovechar de que me regaloneen para que se me pase la pena…

Además hay uno que me está rondando hace rato… joteando?? nooo me ronda, porque joteo es molesto…  Debo dejar claro eso si que en este club la elección en cuanto a la sexualidad es independiente… mientras que mi socio pretende volver a tener “amigas sin cover” yo prefiero dejar la puerta abierta a lo que venga… no me voy a andar reprimiendo, pero creo que buscaré con mejor ojo al próximo compañero en la cama…  Promiscua tampoco soy… así que despacito por las piedras…

Cambios, cambios, cambios… menos mal que se aceptan y asumen de buena manera… o eso creo…

abril 3, 2007

¿Crisis?

Posted in Cosas de la vida, General, Mujeres, Reflexiones a 11:53 pm por otrocuento

Diablos– no, diablitas eso es lo que me ronda en la cabeza. Diablitas en cuero y plástico rojo. Sí, rojo. Ese color que según científicos hace que el corazón te palpite más rápido. Ese rojo que pintaba los labios de las antaño osadas damiselas que salían de fiesta.

No pude escribir la semana pasada. Ni siquiera podía leer tranquilo. Pero no por estar crítico, sino por estar ocupado. Lo suficiente para no prestar atención a mi celibato y a mi falta de acción. Fue un buen fin de semana. Ojo, sin una mujer a mi lado. No, no, no, tampoco me estoy cambiando de equipo.

Estuve con una mujer, pero con una amiga. Sí, una nueva amiga. En realidad no es nueva, pero nuestra relación sí lo es. La conocí por circunstancias que debieran separarme de su compañía, pero no lo permitiré. Hace tiempo que no disfrutaba una amiga. Sí, de esas amigas sin ventajas. Así que no dejaré que esto se acabe fácilmente. Tengo que exprimirla al máximo. Sin chistes fáciles, por favor. Me refiero a su compañía, a esa agradable sensación que extrañaba. Esa sensación de estar con alguien que no demanda nada más que tu compañía, tus oídos, tus palabras, tus chistes buenos o de los otros.

Fue realmente bueno. Sí, sí que lo fue. Fueron dos días que me hicieron recordar muchas cosas y muchos otros días cuando decía ser feliz sin la presión que una relación te impone. Estuvo de pelos, nada de que quejarme, excepto un pequeño detalle, pero que nada tuvo que ver con ella, así que no lo mencionaré. Fue un fin de semana que extrañaba.

Me encantaría no haber hecho este post desde el anonimato que me ofrece otrocuento, pero cambiaría muchas cosas. No estoy haciendo nada indebido, no estoy causando mal a nadie, no estoy robando, ni nada que se le parezca. Pero decidí aprovechar este espacio no solo para hablar de lo que no estoy haciendo ahora, sino también de lo que estoy haciendo y sintiendo por estos días. No, no te confundas, es solo una amistad. Otrocuento no se enamora. Otrocuento sueña, construye, juega y vive, pero no se enamora.

¿Estaba hablando de una crisis?

sí, en eso estaba. Resulta que de pronto extrañé mucho a mi ex y hasta ganas de llamarla me dieron. No lo hice porque no debo hacerlo. No lo hice porque no quiero hacerlo. No lo hice porque no sería correcto hacerlo. No lo hice porque tal vez no la extraño a ella, sino a su calor, su aroma, su cariño y su cuerpo.

otrocuento

marzo 25, 2007

Sigo en la misma

Posted in Cosas de la vida, General, Mujeres, Reflexiones, Sexo y pareja a 4:57 pm por otrocuento

Estoy en el segundo post de esta nueva vida… tal como indiqué anteriormente, sin promiscuidades y sin andar buscando “el rato”.

Debo confesar que no ha sido fácil, para nada. Llegado el momento de la vida en que tienes una vida sexual y afectiva totalmente activa, es difícil separarte de eso. Es difícil no pensar en llamar a esas amiguitas de antaño, a aquellas damiselas ansiosas de cariño y otras cosas que riman 😀 Sin embargo, y respetando mi decisión/opción/alternativa inicial, me he resistido de manera estoica.
El hecho de que un par de esas amiguitas hayan estado rondando no ha logrado cambiar mi parecer, lo ha intentado con resultados muy (des)alentadores, pero sin lograr el objetivo. Aunque a su favor debo decir que una de ellas está muy bien.

Por otro lado están los instintos naturales a los que nuestra nunca bien ponderada raza está expuesta, esas ganas de volver a los tiempos mozos de autosatisfacción.

También están las llamadas, emails y mensajes de mi ex. Así que como verá mi estimada lectora y lector, la cosa no se está dando fácil.

Seguiré viendo como se da este experimento.

otrocuento

marzo 21, 2007

cambio de vida

Posted in Cosas de la vida, General, Mujeres, Reflexiones, Sexo y pareja a 1:25 am por otrocuento

hola, llevo algunos días sin pareja… no ha estado mal. Hay cosas de que hablar, y hay algunas de las que no puedo.

Pero he decidido no buscar otra pareja, sino solo disfrutar de alguna(s) amiga(s) para salir, conversar, disfrutar… vivir.

Hoy me acaban de recordar que mi vida sexual está afectada… claro, no tengo pareja y promiscuo no soy… así que, de eso estaré hablando en estos días.

Prometo hacerlo al menos 2 veces a la semana. Será un interesante experimento.

otrocuento

noviembre 28, 2006

Multiorgásmica

Posted in Cosas de la vida, General, Hombres, Recuerdos, Sexo y pareja a 11:19 pm por desdemona

Hace algún tiempo, con mi amante de lejos, ese mismo de un par de post atrás, tuve la mejor experiencia de mi vida…

Yacía yo en la cama de mi hotel… elegida a propósito: sin sonido, sin vecinos, amplia y cómoda…  cuando llega este amante tipín 10 de la mañana… regaloneamos un rato, vimos un poco de televisión (alguna vez hay que hacer otra cosa), y luego, comenzamos el desenfreno amatorio…

Partimos con un cóctel de lamidas (por todo mi cuerpo), y yo inmóvil, intentando que no se notara mi considerable excitación a esas alturas… luego, fue el turno de mi compañero, el calor de la habitación, y de la ciudad donde estábamos me tenía enardecida… además, siempre he disfrutado del jueguito previo… de sentirlo gemir y retorcerse de placer…

Luego pasamos a la acción más pura… cabalgué hasta caer rendida… fui sometida, domadora, espectadora, actriz… todas las posiciones, formas y zonas erógenas posibles fueron visitadas… definitivamente la mejor sesión de sexo que he tenido… luego de unas cuantas horas… 2, 3 o más… me di cuenta (las cosas que se le ocurren a uno) que había tenido muchos orgasmos… y comencé a sacar la cuenta… uno, dos, cinco, siete, doce… y mientras tanto el ajetreo continuaba….  ya cuando llegué a contar quince no estaba con mis facultades mentales en sus cabales para seguir la cuenta… sé que fueron más de quince… pero cuántos, ni idea…

Y yo que no tenía idea que era multiorgásmica… muchas mujeres deben serlo… me imagino, el problema es que no todos los hombres responden a este tipo de exigencias…

noviembre 16, 2006

Aprendiz en felatio…

Posted in Cosas de la vida, Equivocaciones, General, Mujeres, Reflexiones, Sexo, Sexo y pareja, Tips, Video a 9:45 am por otrocuento

Muchas veces he escuchado o leído en relatos que las niñas tienen o no tienen experiencia en los blow jobs, felatio, ma*, o como quiera que le llame la o el lector de turno. Algunos se ufanan de que la señorita en cuestión es una maestra o que lo hace como los dioses ( o diosas en este caso) y tanta otra buenaventura que comentan. Los más humildes dicen haberse encontrado con una aprendiz y que les costó al principio, pero aprendieron muy rápido. Los otros dicen haberles enseñado.

La verdad es que el sexo oral es satisfactorio, pero tiene sus limitaciones, sus ventajas, sus técnicas y sus inconvenientes faltas de experiencia… tal como muestra el siguiente video.

Lección de hoy: si tu pareja es inexperta DEBES ser explícito y muy preciso al dar indicaciones.

otrocuento

Saludo

Posted in Cosas de la vida, General, Hombres, Recuerdos, Sexo, Sexo y pareja a 9:07 am por desdemona

Las tradiciones culturales influyen muchísimo en los componentes de una sociedad, y el saludo es una tradición muy importante dentro de nuestra cultura (o eso es lo que dijo una de mis profes de la universidad)… no, no se crean que están en el blog equivocado… sólo lean a continuación

El fin de semana, anduvo mi amante lejano por estos lares, entonces, y como es lógico, después de un pequeño carretito llego yo a su hospedaje a verle. Aviso que estoy en la puerta de la habitación y sale a abrir, en pijama… hummm dije… directo a la acción… no tenía idea lo cierto que sería mi pensamiento…

Entro a la habitación a oscuras parloteando como siempre, que el frío, que hace sueño, que el concierto y no se qué más… y noto que mi interlocutor se ha quedado en las sombras cerca de la puerta…

– ¿¿Hey, por qué te quedas en las sombras??

Y como todo siguiera en silencio me devuelvo hacia el pasillo, más oscuro que la oscura habitación, y se abalanza sobre mi… me toma la cara y me besa apasionadamente, sin esperar a nada me arroja contra la muralla y sus manos comienzan una carrera febril por mi cuerpo sin dejar de besarme… en el estrecho pasillo y con la escasa luz me siento indefensa…

Desabotona rápidamente mi pantalón que cae al suelo, y de un tirón, que no supe cómo, me dejó casi desnuda, salvo por los pantalones en el suelo…

Sus manos, su boca, su cuerpo se sienten ardiendo, me recorren por completo, y de pronto siento su sexo duro sobre mi vientre… lo tomo con mi mano y por respuesta tengo que mi brazo queda aprisionado contra la muralla… luego siento (porque aún no veo… aunque creo que es porque ahora tengo los ojos cerrados) que me gira desde el hombro, me pone de espaldas hacia él, y ahí me introduce todo y comienza el movimiento cadencioso, repetitivo y placentero que tanto me gusta…

Luego de terminar enredados entre las sábanas, y recuperar en algo el aliento le dije…

– Podrías haberme saludado primero…

Aunque en realidad, en esta ocasión, y contra todas las convenciones culturales que existan… de verdad el saludo fue lo de menos…

Página siguiente